lunes, febrero 21, 2005

gemstones

ADAM GREEN.
GEMSTONES.
Rough Trade 2005.


The Moldy Peaches fueron una extraña anomalía dentro del rock americano. Quien haya escuchado su extraño y encantador debut sabrá que pocos discos han sabido mezclar humor, nostalgia y basura blanca norteamericana (The Moldy Peaches. Sanctuary-Rough Trade 2001). Ese extraño disco sirvió para definir un movimiento que se venia gestando en Nueva York desde hace un tiempo: el anti folk. Un termino bastante farol y un movimiento fugaz que tuvo en aquel disco su obra definitiva. Debut y despedida para un grupo que apenas pudo publicar un disco de estudio y otro más en vivo. Lo cierto es que pocos compositores han podido meter tantas frases tan bonitas en tantas melodías tan destartaladas, Kimya y Adam lo hacían a lo grande. Pero ha pasado el tiempo y el chico que solía cantar disfrazado de Peter Pan ha decidido cerrar aquel capitulo de su vida, Kimya Dawson, su ex compañera en el grupo se ha colgado varios discos solistas en la orbita del folk. Adam por su parte, cambia el disfraz de chico fantasía por el de crooner maldito y derrotado. Gemstones es el tercer disco solista de Adam, desde el anterior, Friends Of Mine ya apuntaba a maneras de crooner, le encantan las cuerdas, las voces profundas y gastadas y esas letras sobre estar siempre abajo, pero ahora con Gemstones es cuando se corona como el loser definitivo de la canción pop moderna. Su nuevo disco esta lleno de notas sobre el desencanto y el hastío, pequeñas golosinas pop con amargo contenido, la referencia más directa para mi es el “No Other” de Gene Clark, uno de esos discos preciosos y maltratados por la historia, destinados a seguir girando por muchos años, así es también Gemstones, pero el disco de Adam esta vertebrado por unas letras desde la perspectiva contraria a la del disco de Gene Clark. Canciones sobre salir a conseguir el crack más barato de la ciudad por la madruga (“Sometimes when the night gets hot i search around for the crack i lost” Crackhouse Blues) o sobre como enfrentarse al abandono y la frustración que produce ser reemplazado por otro en casi cualquier cosa, aquí, en “Who´s Your Boyfriend” específicamente en las relaciones de pareja ( Who's your boyfriend on this coast? I bet your boyfriend hates you most I joke around but I don't look down Because you could break my heart) y así durante quince canciones de un preciosismo desolador llenos de aderezos soul, folk, rock y country. Quince tragos amargos de un cantautor que no se muerde la lengua al explicar que a veces lo más que se puede hacer para mitigar el dolor es ir a la tienda de la esquina a comprar cigarrillos.