domingo, julio 31, 2005

fearlessfreaks

THE FLAMING LIPS.
FEARLESS FREAKS.
SONY 2005.
2 X DVD.

El grupo más chalado de Oklahoma abre las puertas de su intimidad en un flamante y emocionante DVD doble. Crónica de una banda que siempre estuvo mucho más cerca de la luna que de este planeta. Grabado por Bradley Beesley con un tratamiento casi antropológico a lo largo de los años en que el grupo de Oklahoma empezó a darle forma a una de las aventuras musicales más extravagantes y deliciosas de la música de nuestro tiempo. Documental afortunado que pasa el dedo por los renglones por lo que debe saberse sobre The Flaming Lips, apunta a los inicios White Trash del grupo, esos en donde Wayne Coyne y familia se la pasaban tocando canciones de Pink Floyd, comiendo barbacoa y fumando porros. Aquellos tiempos en donde Mike Ivins era la imagen viviente del punk made in Norteamérica. Se adentra en la mentalidad de cada miembro, en ese deseo incontrolable por ser diferentes, por romper con el rock cómo tal pero siempre abogando por esas canciones tan tremendas. Unos primeros discos de garage psicodélico y unos últimos discos que dieron su mayor gloria al pop de los últimos diez años. Desde el descubrimiento de esas infalibles guitarras de In A Priest Driven Ambulance hasta el glorioso noise-bubblegum de Clouds Taste Metalic… Desde la bendita locura de Zaireeka (un álbum de 4 piezas diseñado para escucharse en 4 estéreos simultáneamente) hasta las puertas del cielo que significa The Soft Bulletin (el Pet Sounds de los noventas ). Así va fluyendo esa magia imparable a lo largo del DVD, los primeros ensayos, la entrada y salida de Jonathan Donahue, su ascenso a los charts, los apuntes familiares entre esposas, amigos, padres y hermanos, los ensayos, la gestación de semejantes discos, la increíble locura de los Parking Lot Experiments (conciertos protagonizados por cintas tocadas en autoestéreos en estacionamientos) la ambición desmedida de The Soft Bulletin y el renacimiento posmo de Yoshimi Battles The Pink Robots. El set de Christmas On Mars, el extraño filme que Wayne Coyne rueda en su patio trasero en compañía de sus compañeros. El momento más impresionante es aquél en donde Steven Drozd se mete un shoot de heroína y habla sobre su relación con la droga, Drozd, sin duda el más dotado musicalmente del grupo protagoniza algunos de los momentos más brillantes del documental, verle tocar el piano totalmente volado por la droga es simplemente impagable. Acérquense a la historia de un grupo que ha sabido mantenerse, que se ha preocupado por las canciones, por los discos, por las trayectorias impecables, por la producción, por la magia. Acérquense y descubran a los enormes The Flaming Lips, la última gran banda que salió de Neverland…

2 comentarios:

Jorge Pedro dijo...

¿cuándo sale el disco, pues'n?

daro dijo...

mas flaming lips en...

www.sonatelosoidos.blogspot.com

saludos
daro