lunes, mayo 30, 2005

chicks

Chicks On Speed no deja la coartada arty ni por un segundo. Ofrecieron una exclusiva e improvisada rueda de prensa el jueves 26 de mayo por la tarde en el Rioma. Llegaron como si vinieran de un animal party con Chris Farley y aquello parecía un alter para repartir las migajas de cocaína. Allí nos dimos cita Rafael Villegas y yo dispuestos a sacar algún material interesante, aunque estuvimos de acuerdo en que hubiera sido mucho más gratificante entrevistar a sus super producers; lo pero del asunto fue para variar la desinformación de la mayoría de los periodistas, algunos incluso incapaces de hilar una frase coherente en inglés y otros ahorrando neuronas para no complicarse la vida demasiado ¿sabrían quienes son Chicks On Speed? Hubiera resultado todo eso un desastre mayúsculo si Rafa, Melisa y yo no hubieramos indagado sobre el posicionamiento feminista de C.O.S. Su idea de la música como valor desechable y la relación de las chicas con un dreamteam de la electrónica global. Apenas veinte estériles minutos de la grabadora digital y la mueca de una de ellas pidiendo una “last question?” Si, yo tengo una ¿Cómo les gustan los chicos? A lo que la Chick más comprometida socialmente contesta: “a mi no me gustan los chicos, sino las chicas”. Voy por otro trago.

Chicks On Speed @ The Pleasure Room. 28 mayo 2005.


Increíble que detengan el auto de Rafa para una revisión por parte de la P.F.P. Nos revisan junto con el coche esperando encontrar no sé qué, ha sido una suerte haber dejado mi pipa con chronic en casa. Al llegar al Pleasure Room los problemas empiezan desde la entrada, no aparece la lista de invitados y cuando aparece una tremenda confusión casi nos deja afuera. Al final aparece mi nombre en una segunda lista y después de una llamada (¡gracias Naomi Palovits!) logramos entrar Rafa, Melisa, Gabs, Llinás y yo. Llegamos como siempre a exigir tragos y a mendigar tabaco entre la gente. La única pega: Llinás se siente mal y tiene que volver a casa para descansar, mala cosa. En lo que aparecían Chicks On Speed me la pasé viéndole las nalgas a Fabiola Campomanes que está más buena en vivo que en televisión, mientras que Cecilia Suárez podría pasar desapercibida incluso en plaza percicentro. Para cuando Chicks On Speed salió ya estaba yo bastante pedo y aquello fue como casi todo lo mundo que las conociese esperaba que fuera: la enésima vuelta de tuerca al dance trash contemporáneo, vestuario imposible, actitud arty, ráfagas de beats y cuchufleta electrónica, usando pista y embarrándolas de sonidos incidentales, por allí un theremin óptico, por allá una groovebox destartalada y el caos visual como excusa escénica, lo de las proyecciones con video-arte(¿) funcionó. Al hit definitivo “We don´t play guitars” le faltó colmillo, pero “End of the century” sonó como una orquesta de sacapuntas eléctricos y puso a bailar al más almidonado. Si, falto passion y sobró fashion, pero con todo, la presentación de las Chicks On Speed en esta ciudad resultó un suceso afortunado.

6 comentarios:

James Blonde dijo...

Así es, casi era media noche cuando terminamos de preparar nuestros copetes y salimos con dirección al número 213 de la calle Londres. En el camino nos detuvo la PFP, ya no es garantía ir en un auto con chicas y esos desgraciados no se andan con chingaderas, apuntaban con sus armas aún en presencia de Llinás y Melisa. Estúpidos federales, revisaron el coche pero no a nosotros; las sustancias estuvieron a salvo. Llegamos temprano, pero por un error de logística ningún nombre estaba en la lista. Parecía que ni ser guapo funcionaría esta vez, pero segundos después de una llamada nos encontrábamos dentro pidiendo tragos y haciendo lo que mejor sabemos hacer: Lucir bien. Qué pena lo de Llinás, la extrañé. Además se perdió de una gran fiesta, una gran concierto y en general de una gran noche. “Chicks, Chicks, Chicks on Speed… Chicks, Chicks, Chicks on Speed…”

Anónimo dijo...

Ok seamos honestos, lo que tienen de feas lo tienen de malas musicas. Medianamente mediocres, diria yo, que hagan lo de mego a lo lejos y ya. Ese rollo "arty wedontgiveafuck" es para efectivamente fabiola campomanes...
mala eleccción pero buena reseña.

James Blonde dijo...

Hola, me llamo Beautiful Blonde y a mí me gusta ser róquer, además soy publicista y me gusta Fabiola Campomanes. ¿Eres artista Anonymous?

jose angel dijo...

Pus... que se puede decir, Chicks On Speed al menos resultan divertidas..aunque todavía no entiendo como se han procurado tantos favores de gentes importantisimas en el jet set electronische...

Anónimo dijo...

naaah! no seas tan rudo wey! cual mendigar tabaco? yo traia una cajetilla y además nos regalaron más los de maldrogo!

Jorge Pedro dijo...

soy un tonto, regalé mi invitación para esa fiesta.
oye, baby balmori, comamos mañana jueves acá en san ángel, anda.